lunes, 8 de marzo de 2010

Asamblea Feminista Comunitaria de La Paz en la calle en 8 de marzo


LAS MUJERES SOMOS LA MITAD DE CADA PUEBLO
Activistas feministas comunitarias de La Paz hoy al mediodía, conmemoramos el 8 de marzo en la calle, con volantes, consignas y opinión política.

La colectiva de La Paz, expresamos en la calle a las mujeres y hombres de nuestro pueblo que este día es un día de luchas de mujeres y que aunque nos gustan las flores, no queremos flores esta vez, pues las luchas de las trabajadoras, de las activistas, de las feministas, no han sido por conseguir flores, sino revoluciones.

Mi cuerpo no se viola, no se tortura, no se mata
Junto con ello dijimos a todas y todos que las luchas de las trabajadoras no sólo han sido de clase, si no contra el acoso sexual en el trabajo. Las obreras que en marzo de 1905, en Limoges, Francia, fueron a la huelga, estaban defendiendo su cuerpo y su integridad. Ellas exigían que los capataces abusivos fueran expulsados del taller de porcelana del empresario Haviland. Por eso, por rebelarse ante el patriarcado y el machismo, estas obreras fueron disueltas con balas de soldados a los 20 días de huelga.

Nuestra historia en Abya Yala es de luchas de antes de la colonia
Ante que llegasen los invasores a nuestros territorios, ya resistíamos las mujeres. Bartolina Sisa y Gregoria Apaza no fueron esposas sometidas si no mujeres luchadoras. Manejaban decisión política y se levantaron comandando batallas contra los invasores en el tiempo de la llamada colonia.

Las mujeres somos capaces y fuertes, nunca hemos dejado de luchar contra la violencia colonial y la violencia patriarcal.
No queremos patrones, caudillos, ni jefes ni amos. Queremos hermanos y compañeros con los que hablaremos y reflexionaremos antes de que se lleven adelante decisiones políticas que atañen a mujeres y a hombres que somos de este proceso de cambios revolucionarios.

Proceso de cambios SI, autoritarismo NO
Si el proceso de cambios no cuenta con la palabra, la acción, la decisión de la diversidad de mujeres activistas en Bolivia, entre ellas de las feministas comunitarias, no será proceso de cambios real. Si nosotras no gritamos, no hablamos, no denunciamos, no proponemos, no hay revolución posible porque las mujeres somos la mitad de cada pueblo.
Autoritarismo no es revolución, es neoliberalismo.

Las mujeres no tenemos que probar nada a nadie
El presidente Evo Morales ha manifestado su voluntad política de abrir espacios de participación para las mujeres, un ejemplo son las 10 ministras dentro de su gabinete, quienes según el discurso de nuestro hermano presidente “deben probar que son capaces”. Nosotras decimos y gritamos que las mujeres no tenemos que probarle nada a nadie ya que cada día sostenemos la pachamama con nuestro trabajo doméstico, con la crianza de las wawas, ganándonos la vida en el comercio, produciendo para el país y también haciendo propuestas para que este proceso de cambios no sea mas de lo mismo que ya vivimos con el neoliberalismo.

Le recordamos al hermano presidente Evo
… que las mujeres no necesitamos que nadie nos abra espacios de participación, pues nosotras llevamos siglos luchando y participando y abriendo nuestro camino y el camino de nuestras wawas. Tampoco queremos préstamos ni concesiones porque creemos que participación es decisión.

Las mujeres transformamos el mundo cada día en nuestro cotidiano, si no lo hiciéramos se darían cuenta rápido, pues el trabajo doméstico impago produce del 25 a 40% del producto económico bruto de cualquier país. Podemos transformar el mundo también en el mundo público.

¿Han olvidado que fuimos las mujeres en octubre?
En octubre de 2003, en la lucha contra el neoliberalismo y por los recursos naturales, fuimos las mujeres quiénes estábamos al frente y luchando por expulsar de esta tierra a un presidente asesino y ladrón. Fuimos nosotras las que dijimos que la democracia nos subordinaría a la lógica partidaria, pero que queríamos evitar mas derramamiento de sangre y por eso aceptamos lo que la mayoría de nuestro pueblo decía: que debíamos ir por el lado de la democracia. Hoy nos reafirmamos, no es por el lado de los partidos políticos que la cosa irá, si no por el lado del autogobierno.

Ni cenas ni flores, castigo a los agresores
Para terminar nuestra acción de hoy en la calle, frente al correo de la ciudad de La Paz, gritamos nuestras consignas plenamente vigentes y que el proceso de cambios deberá escuchar, no para hacer leyes, si no para, realmente, facilitar el cambio social y cultural revolucionario que nosotras estamos haciendo. Un proceso político que asuma un proceso de cambios sólo es verdadero si extirpa de raíz la violencia contra las mujeres, todas las violencias contra las mujeres: desde insultos hasta golpes, desde burlas hasta imposiciones, desde violaciones hasta femicidios, desde falta de memoria hasta la subestimación de las capacidades de las mujeres. Por eso hemos gritado en la calle:

¡Ni cena ni flores,
castigo a los agresores!

¡Quien ama no mata no humilla ni maltrata!

¡Puede ser tu hija,
puede ser tu hermana
a la que asesinen, violen o maltraten!


Asamblea Feminista Comunitaria de La Paz, Bolivia

No hay comentarios:

Publicar un comentario